,

Adivinar tus gustos rastreándote la cara, ha llegado el futuro

adivinador de gustos

Para cualquier persona coherente es sencillo diferencial entre realidad y ficción. Es sencillo definir esa diferencia en la vida real pero la revolución tecnológica en la que vivimos nos trae sorprendentes novedades de forma constantes llegando al punto de poder tener en nuestra mano opciones y experiencias que pocos años atrás veíamos impensables.

Es una verdadera locura pensar en llegar a un restaurante y que simplemente viendo tu cara se pueda saber tus gustos. No es una película, estoy hablando de realidad. Da igual si eres feo/a o guapo/a, alto/a o bajo/… la formula consigue intuir tus gustos mediante tus rasgos fáciles.

adivinador de gustos

KFC y Baidu son los creadores de esta maquina capaz de sugerirte comida simplemente basándose en tu aspecto físico. Para los que no lo sepan, Baidu es un buscador Google de China. Este sistema ya está disponible en China pero se prevé que pronto pueda verse en otros países, el restaurante inteligente está camino.

leyendas de la cocina

Ya en Mayo del año pasado se abrió un restaurante atendido por robots en Shanghái.

Cuando el cliente llega se encuentra unas pantallas y esta nos va a recomendar antes de preguntarnos que pedido deseamos hacer. Su sistema informático utiliza un reconocimiento facial desarrollado por Baidu similar al que utiliza Facebook para reconocer a nuestros amigos en nuestras fotos.

tecnologia en la cocina

Identificando aspectos físicos de nuestro rostro genera un código numérico pudiendo deducir diferentes características como: sexo, edad o estado de animo. Con los datos obtenidos junto a otros como la hora y el día en que nos encontramos desarrolla un menú que cree va a ser el ideal para ese cliente.

La maquina recuerda a los clientes que ya han visitado el local conociendo su frecuencia, gustos e incidencias anteriores.

Solamente son sugerencias, independientemente de todo puedes pedir lo que realmente te apetezca.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *