,

Dietas Milagro

las dietas milagro

suscribete

Estos días previos al verano son el caldo de cultivo perfecto para la proliferación en la televisión, en la radio, en los medios digitales y en la prensa escrita de asombrosas dietas milagro y remedios de última hora como cremas, fajas y aparatos de musculación que nos prometen estar perfectos para la playa. Son la respuesta a la demanda de todas esas personas que buscan resultados en poco tiempo, pero ¿es esto posible?

 dieta milagro

  Las dietas milagro son un plaga en esta época del año, y es a lo que se suele recurrir en caso de desesperación poco tiempo antes de ponernos el bañador o el bikini. Además de que rara vez cumplen lo que prometen, estas dietas suelen ser peligrosas ya que proponen modelos de alimentación poco equilibrados e insostenibles a largo plazo. El precio a pagar por seguir dietas milagro suele ser el famoso “efecto rebote” y, en casos extremos, riesgos para nuestra salud.

  • Siempre es “la dieta de (inserte aquí el nombre del alimento que quiere promocionar, cuanto más exótico, mejor)”. Ejemplos prácticos: la dieta de la alcachofala dieta de la piñala dieta de la sopa de colla dieta del delfin,  y un largo etcétera.
  • Prometen grandes pérdidas de peso en poco tiempo: “adelgace 10 kilos en un mes”, “pierda 4 kilos a la semana”, “reduce 2 tallas en 15 días”… Lo normal y sano es bajar aproximadamente medio kilo a la semana, aunque esto depende también de otros factores individuales de cada persona.
  • Por supuesto, esa bajada de peso no nos supondrá ningún esfuerzo: “adelgaza sin pasar hambre”, “podrás comer de todo”… Por supuesto que no es necesario pasar hambre para bajar de peso, siempre y cuando llevemos una alimentación equilibrada y esto forme parte de nuestro estilo de vida: no es algo que sólo nos puede proporcionar una “dieta milagro”.
  • La dieta que sí funciona: un cambio de hábitos.
  • No es cuestión de ponernos a dieta estricta un mes antes del verano, ni de vivir a dieta por el resto de nuestros días. Lo que necesitamos, y lo único que nos va a funcionar a largo plazo, es un cambio de hábitos en nuestra vida diaria. Es necesario mentalizarnos de que nuestra alimentación, la práctica de ejercicio físico y el descanso son los tres pilares sobre los que descansa nuestra salud, y debemos darles la importancia que merecen.

habitos dieta

¿Estás decidido/a a cambiar de hábitos? Acude a un profesional.

PAMELA JUANES. Soluciones en Salud

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *