, , La Insuficiencia Renal Crónica
insuficiencia renal cronica

Recomendaciones generales:

            -Limitar líquidos: evitar alimentos acuosos y salados (nos dan sed).

-Bajar ingesta proteínas. Alimentos proteicos son carne, pescado, huevos o leche.

-Reducir consumo de sal: no usar sal al cocinar. Los alimentos precocinados, las conservas, los ahumados, los alimentos en salazón, los embutidos y los alimentos industriales, en general, tienen mucho sodio. Los alimentos frescos tales como las verduras, hortalizas, frutas y la carne, tienen poca cantidad de sodio. En relación a la sal baja en sodio, de venta en farmacias y en otros establecimientos, se desaconseja su uso en la enfermedad renal crónica debido a su alto contenido en potasio.

insuficiencia renal

            -Reducir consumo potasio:

                       Verduras:

                                   -Permitidas: Brócoli, berenjena, lechuga, cebolla.

                                   -No permitidas: Espárragos, patatas, tomate, espinaca.

                       Frutas:

                                   -Permitidas: melocotón, uva, pera, manzana, piña, mandarina,…

                                   -No permitidas: naranjas, kiwis, plátanos, ciruelas,…

Algunos medicamentos pueden aumentar los niveles de potasio en sangre, suelen ser medicamentos que se usan con la finalidad de disminuir la tensión arterial a la vez que “protegen” a los riñones. Consulta a tu sanitario si estás tomando estos medicamentos, y si es así, controla tus niveles de potasio.

-Reducir consumo fósforo: Las fuentes de fósforo son todos los alimentos ricos en proteínas: carne, pescado, huevos, leche, cereales y legumbres. Debemos tener mucho cuidado con las comidas precocinadas, las vísceras, los derivados lácteos y los alimentos integrales, tienen un alto contenido en fósforo. En caso de tomar pescado, evita comerte la espina (ej.: boquerones fritos).

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=pMXFq77i_3I]

Trucos aplicables:

  1. a) Cómo dar sabor a las comidas sin añadir sal

Aconsejamos que la reducción del consumo de sal se haga gradualmente y, sobre todo, te pedimos un poco de paciencia. Al principio es cuando más vamos a notar este cambio en el sabor, aunque poco a poco nos iremos acostumbrando a estos sabores. Para hacer este proceso más agradable te aconsejamos que utilices al cocinar:

  • Uso de aliños: aceite + ajo + perejil
  • Hortalizas de condimentación: apio, ajo, puerro, cebolla, tomate, zanahoria.
  • Hierbas aromáticas y especias: se pueden utilizar solas o como combinación de varias de ellas. Algunas de las más comunes son, perejil, laurel, romero, orégano, albahaca, nuez moscada, cominos, pimienta, pimentón, tomillo, menta…. todas combinan con los alimentos. Si la hierba aromática que vamos a utilizar es seca, aconsejamos que la añadas en los últimos minutos del guiso, de esta forma estaremos sacando más provecho a su sabor.
  • Aromatizar los aceites: puede sernos útiles en aceites que vamos a utilizar para aliñar ensalada, carne o pescado, para cocinar con ese aceite o bien para acompañar sobre un poco de pan en un aperitivo.
  • Macerar o infusionar los componentes aromáticos (hierbas aromáticas o especias) en el aceite durante 3 ó 4 semanas al menos. Ejemplo: poner en aceite un pimiento seco, unos dientes de ajo y una ramas de tomillo y dejarlos macerar durante aproximadamente un mes.
  • Calentar al baño maría el aceite junto con las especias o hierbas aromáticas a unos 60 grados durante 30 minutos. Ejemplo: 5 dientes de ajo y 1 ó 2 guindillas.
  1. b) Cómo quitar potasio a los alimentos

Remojo y cambio del agua de remojo: Los alimentos una vez pelados y puestos en remojo en abundante agua empiezan a perder parte del potasio que contienen. Cuanto más horas estén en remojo y más pequeños sean los trozos de alimento, mayor superficie estará en contacto con el agua y, por tanto, mayor será la cantidad de potasio que eliminaremos. Si cambiamos el agua de remojo quitaremos más potasio.

Debemos tener en cuenta que esta técnica permite eliminar algo de potasio, pero dependiendo del alimento se perderá más o menos potasio.

Hervido: Este es uno de los trucos más efectivos para quitar potasio de los alimentos. Cuando hervimos un alimento estamos quitándole potasio, pero debemos saber que este potasio se pasa al agua del hervido. Ten cuidado y evita tomar esa agua o caldo, ahí hay mucho potasio.

Recomendamos que a los 10-15 minutos de estar hirviendo el alimento cambiemos el agua hirviendo por otra nueva, limpia.

insuficiencia renal cronica

Para evitar que el alimento que estamos cocinando se nos quede con una textura poco agradable (algo endurecido), recomendamos que cuando le cambiemos el agua del hervido no le añadamos agua fría. Para esto aconsejamos tener preparada una segunda olla con agua hirviendo y cuando saquemos el alimento del primer agua lo introduzcamos rápidamente en la segunda olla, que ya estará hirviendo, dónde acabará de cocinarse con todo el aliño necesario.

La eliminación de potasio será aún mayor si partimos desde agua fría en el primer hervor.

Alimentos congelados: los alimentos congelados (ej: verduras y hortalizas) tienen menos potasio que los productos frescos, además de conservar muchas de las propiedades beneficiosas del producto fresco.

Alimentos en conserva: están mucho tiempo en contacto con un líquido, por lo que tienen menos potasio. Siempre debemos desechar el líquido de la conserva, ahí hay mucho potasio.

En algunas ocasiones llegamos a aconsejar el lavar muy bien el alimento, incluso ponerlo en remojo o darle un pequeño hervor.

Cuantos más trucos utilicemos, mayor cantidad de potasio quitaremos.

  1. c) Cómo disminuir la sensación de sed
  • Beber sólo cuando se tiene sed y hacerlo en vaso pequeño.
  • No beber como hábito.
  • Tomar todas las medicinas con los líquidos de las comidas y no con más agua.
  • Usar rodajas de limón para estimular la salivación y humedecer la boca.
  • Añadir unas gotas de vinagre en el agua.
  • Masticar chicle sin azúcar.
  • Preparar hielo añadiendo unas gotas de limón antes de congelarlo.
  • Congelar pedacitos de fruta.
  • Reducir los refrescos tipo cola, naranjada, etc. porque aumentan la sensación de sed. Sustituirlos por té frío o limonada casera, alivian mejor la sed.
  • Mantenerse ocupado, de esta manera no pensará tanto en la sensación de sed.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *