, , LA RELACIÓN ENTRE LA DIETA Y LAS EMOCIONES
LA RELACIÓN ENTRE LA DIETA Y LAS EMOCIONES

suscribete

La dieta tiene una importante relación con las emociones de las personas.

Los patrones de alimentación en países desarrollados, se caracterizan por una ingesta muy elevada de energía (comidas muy densas y bebidas energéticas por ejemplo), ácidos grasas saturados, hidratos de carbono refinados (como son la bollería industrial y chucherías) y comidas procesadas o precocinadas. Este tipo de dieta junto con la vida sedentaria contribuyen al desarrollo de la epidemia de sobrepeso y obesidad que se está produciendo.

LA RELACIÓN ENTRE LA DIETA Y LAS EMOCIONES

Diversos estudios han demostrado que existe una relación entre este tipo de dieta y los micronutrientes que proporciona esta dieta y los estados de ánimo de la población.

Muchas enfermedades del estado de ánimo, como por ejemplo la depresión o la ansiedad se ven afectadas por la dieta.

Algunos ejemplo de esta relación son:

·           Los ácidos grasos trans, en abundante cantidad en la dieta, se han relacionado con una peor regulación de las emociones, provocando mayores cambios en el humor.

·           El consumo de fritos muy a menudo provoca una peor adaptación a la depresión, es decir, se dan casos más graves de depresión.

·           El consumo de frutas provoca en las personas una mejora de la salud, lo que consecuentemente lleva a una mayor satisfacción con su vida y aumenta los niveles de felicidad de estas personas.

Una de las relaciones más importantes es la de la dieta mediterránea, la cual se ha estudiado que provoca una reducción de la ansiedad y la depresión.

Se llevó a cabo un estudio en el que se estudiaba la acción de la dieta mediterránea y el estilo de vida mediterráneo sobre la depresión.

dieta mentalidad

Las recomendaciones, para cumplir este estilo de vida, consistían en:

–          Dormirse cuando tuviera sueño, pero siempre dormir lo suficiente.

–          Caminar al menos una hora al día.

–          Exponerse al sol, una media hora al día, con cuidado de no quemarse, y de esta manera absorber vitamina D que es importante para la salud de una persona.

–          Tener una dieta equilibrada y variada, evitando picar entre horas, no tomando dulces ni bebidas energéticas. Tomar pescado al menos tres veces a la semana, y tomar fruta, cereales (pasta/ arroz) y verduras a diario.

El resultado de este estudio fue que esta dieta y sus patrones de estilo de vida mejoró los niveles de determinados micronutrientes que se encargan de regular la depresión, siendo las personas con este tipo de dieta las que menos depresión tienden a padecer.

Gran parte de esta protección se debe a los propios micronutrientes que se encuentran en estos alimentos. Por ejemplo las vitaminas del grupo B (presentes en gran parte de vegetales y frutas) tienen un importante papel en la formación de neurotransmisores, que regulan el estado de ánimo, como la serotonina, norepinefrina, y dopamina.

menu dieta

Las grasas (ácidos grasos poliinsaturados) que se encuentran en los alimentos que componen en mayor cantidad esta dieta (frutos secos, pescado, legumbres) tienen efectos vasodilatadores y anti-inflamatorios que evitan la degeneración de las neuronas o retrasan esta degeneración.

Para concluir quiero destacar que la fruta y la verdura al ingerirlas nos provocan felicidad y alimentos como hamburguesas, pizzas, etc. generan en nuestro estado de ánimo lo contrario, nos lleva a la depresión y la ansiedad.

A pesar de todos estos estudios, sólo es el principio de un gran campo por explorar, en el que se están haciendo cada día más avances.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *