, ,

Receta de la Leche Frita

 

Sonia Macías. Una Locura Llamada Cocina.

 

Esta época previa a la Semana Santa ha generado desde hace siglos un fenómeno gastronómico en torno a la Cuaresma, independientemente de las creencias religiosas de cada uno, y que aún hoy perviven. En cada región hay multitud de dulces típicos pero, sin duda, la leche frita es uno de los más solicitados y que, aunque  hay muchas pastelerías que las elaboran, hay gran tradición de prepararlas en las casas. Aquí os dejo una receta sencilla pero muy cremosa.

 

INGREDIENTES PARA LA CREMA:

  • ¾ l. de leche entera.
  • 100 gr. de azúcar glass.
  • 3 yemas de huevo.
  • La cáscara de 1 limón.
  • 80 gr. de almidón de maíz (maicena).
  • 40 gr. de mantequilla.
  • 1 rama de canela.
  • 1 vaina de vainilla.

 

PARA EL REBOZADO:

  • 3 huevos.
  • 100 gr. de harina.
  • 100 gr. de azúcar mezclado con una cucharada de canela.

 

ELABORACIÓN DE LA CREMA:

 

  1. En un cazo disponemos la leche, dejando reservado un vasito, y en ella vamos a proceder a incorporar la cáscara del limón (bien lavada), la rama de canela, la vaina de vainilla (previamente la habremos abierto y rascado su interior reservando las semillas para incorporarlas más adelante a la mezcla) y lo llevamos casi a ebullición.
  2. En ese punto bajamos la temperatura y lo retiramos del fuego, añadimos la mantequilla y lo dejamos que infusione unos 5 minutos.
  3. Por otro lado, mezclamos el almidón de maíz con el vasito de leche que habíamos dejado reservado. Lo batimos bien para que no quede ningún grumo.
  4. En un bol ponemos las yemas con el azúcar y las batimos hasta que blanqueen. Añadimos la mezcla de almidón y leche anterior y lo batimos hasta que sea totalmente homogénea y sin grumos.
  5. Colamos la leche que manteníamos en infusión y la incorporamos las semillas de vainilla reservadas, la llevamos a media ebullición, incorporamos poco a poco la anterior mezcla removiendo continuamente con las varillas, sin parar hasta que espese. Es muy importante no dejar de remover porque puede pegarse en el cazo o incluso quemarse.

 

REPOSO DE LA CREMA:

 

  1. Vertemos la mezcla resultante en una bandeja o fuente rectangular para que tenga un grosor de entre medio o un centímetro, según nos gusten de gorditas.
  2. Las dejamos reposar un mínimo de 2 horas y después la cubrimos con un film que debe quedar en contacto con la superficie de la crema, para evitar que forme una costra. Así debe estar otras 2 horas mínimo.
  3. También podemos hacerlas por la noche para terminarlas al día siguiente, tienen que estar suficientemente reposadas y frías para poder manipularlas mucho más fácilmente.

 

FINALIZACIÓN DE LA LECHE FRITA:

 

Procedemos al corte de la leche frita, para ello podemos dar vuelta al molde, o bien cortar directamente, en porciones cuadradas o rectangulares de entre 3-5 cm. Pasamos las piezas por harina y huevo (las rebozamos) y las freímos en abundante aceite de girasol, o de oliva muy suave. Cuando tengan un color dorado las sacamos con ayuda de una espumadera y las dejamos reposar sobre un papel absorbente, retiramos los restos de huevo y barbitas que quedan adheridos a las piezas para que queden lo más limpias posibles. Las pasamos por la mezcla de azúcar y canela.

 

Se pueden comer tal cuál, pero a mí me gustan más tibias.

Estas son las clásicas, tal cuál las harían nuestras abuelas pero, también podemos darle un toque más innovador prescindiendo del rebozado y espolvoreándolas con azúcar y quemándolas con un soplete culinario o plancha por encima. Incluso en la versión clásica podemos añadir nuestro toque, rociando levemente con anís o cualquier otro licor que nos guste, por ejemplo Grand Marnier o Cointreau, para aromatizarlas, y posteriormente rebozarlas con el azúcar y la canela.

 

A disfrutarlas!!!

Sonia Macías. Una Locura Llamada Cocina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *