,

Los Quemadores de Grasas

 

¿Estás buscando perder peso rápido de una manera saludable?

  Es tentador recurrir a arreglos rápidos como tomar píldoras de pérdida de peso comercializadas como “quemadores de grasa” naturales.

  Mientras que los productos de pérdida de peso pueden darte posiblemente una elevación en energía y estado de ánimo, probablemente no serán suficientes para sostener cualquier pérdida verdadera de peso sin otros cambios de la forma de vida.

   Entonces: ¿Cuáles son los mejores suplementos de pérdida de peso disponibles en el mercado que no plantean estos mismos riesgos?

  Como ya te lo imaginas, las formas naturales para ayudarte a alcanzar y mantener un peso saludable incluyen el consumo de quemadores de grasa naturales basados en alimentos.

  Estos alimentos que queman grasa son altos en proteínas y fibra, esta también el té verde y puedes utilizar el aceite esencial de toronja – además, por supuesto, hacer cambios en los hábitos de estilo de vida, como comer una dieta saludable y mantenerte activa.

¿Que son los Quemadores de Grasas?

  ¿Qué califica a un producto como un “quemador de grasa“? Los quemadores de grasa también se llaman termogénicos.

  “El término ‘quemador de grasa’ se utiliza para describir los suplementos nutricionales que se afirman que aumentan agudamente el metabolismo de la grasa o el gasto energético, disminuyen la absorción de grasa, incrementa la perdida de peso, incrementa la oxidación de grasa durante el ejercicio o de alguna manera causan adaptaciones a largo plazo que promueven el metabolismo que quema las grasas.”

  En lugar de depender de tomar suplementos para ayudarte a eliminar el peso corporal extra, es mejor que incluyas estos quemadores de grasas naturales ya que son más seguros y pueden trabajar a largo plazo.

  Si has visto a la comida como tú enemiga en el intento de bajar de peso, aquí te presentamos 14 alimentos que de seguro te harán cambiar de idea.

  Antes de empezar recuerda que aunque varios de estos alimentos son deliciosos no debes poner toda tu atención en uno de ellos nada más.

  Empieza agregando cierta variedad de estos alimentos a tus comidas diarias y ve sumando más de ellos cada semana hasta que notes que estás comiendo mucho más de lo que antes solías hacer.

  1. Tomates.

  ¿Son una fruta? O ¿Un vegetal? ¿¡A quién le importa?!

  Todo lo que debes saber es que tienen toneladas de cosas buenas para tu cuerpo a corto y largo plazo. El tomate te ayuda a perder peso y a mantenerte en la medida ideal. Son bajos en calorías pero te dan la energía necesaria para que te sientas bien, adicional a esto los tomates son altos en fibra lo que ayuda bastante a tu digestión.

  1. Naranjas.

 Esta fruta tiene altos niveles de vitamina C que te mantendrán funcionando a un nivel óptimo, sin embargo si estas buscando bajar de peso debes ponerle atención al azúcar presente en las naranjas.

Sin darle muchas vueltas al asunto, las naranjas contienen azúcar el cual puede potencialmente convertirse en grasa sino es quemada por medio del ejercicio. No obstante la naranja es rica en fibra lo cual te ayudará a regular tus niveles de glucosa en la sangre.

  Adicional a esto, para ayudarte a perder peso una naranja es la opción ideal para comer cuando tu paladar necesita de algo dulce. Y sin duda es mucho mejor que ir por una torta o un caramelo.

  1. Avena.

   Aunque los seguidores de la dieta Paleo no estén de acuerdo, muchos otros expertos en el área concuerdan en que la avena forma parte esencial de una estrategia eficiente para perder peso.

  Esto gracias a que una cantidad de este cereal ayuda a regular tu metabolismo y te hace sentir satisfecha por más tiempo. De acuerdo con el  entrenador experto en pérdida de peso Bob Harper, no hay nada mejor que empezar tu día con un buen plato de avena.

  Los antioxidantes y los muchos minerales que posee hacen de la avena una opción a considerar más allá de una fuente de fibra en tu plan de dieta.

  Si bajar tus niveles de colesterol esta en tu lista, ¡la avena es tu ayudante ideal para lograrlo!

  1. Especias.

  Para perder peso no necesariamente hay que estar comiendo alimentos desabridos y aburridos. Muchas culturas tienen especias y condimentos que tienen propiedades termo génicas y que ayudarán a regular tu metabolismo mientras que a la vez le darán un toque gourmet a tus comidas.

  Por ejemplo, la semilla de mostaza le agregará un toque picante a tu comida y a la vez te ayudará a regular tu metabolismo. El jengibre por otra parte, te ayudará en el proceso de digestión, el Ginseng aumentará tus niveles de energía y la pimienta negra te ayudará a quemar calorías. Por último, si te gusta la comida india la cúrcuma también te hará bajar de peso.

  1.  Nueces.

  Las nueces son el tipo de alimento que más se sugiere en todos los programas de dieta. Ellas son el único alimento que une a los vegetarianos y a los seguidores del Paleo, por lo que aún no hemos encontrado ninguna dieta que prohíba consumirlas.

  Las nueces vienen directamente de la tierra, ya sean nueces pecanas o cualquier otra variedad, este tipo de alimentos te ayudará a sentirte llena y satisfecha por más tiempo sin tener que recurrir a alimentos poco saludables.

  Si de repente no te gusta el sabor de las nueces, puedes mezclarlas ya sea molidas o ralladas en otros platos como ensaladas y así aprovecharas todos los nutrientes que estas ofrecen.

  1. Quínoa.

  La quínoa ha estado durante largo tiempo en el centro del reino vegetariano, sin embargo no ha trascendido más allá.

  Este tipo de alimento te ayudará a bajar de peso supliendo los efectos que antes producían las papas y el arroz en tus comidas. De esta manera obtendrás el beneficio de evitar alimentos que te engorden, mientras que adicionalmente aprovechas todas las vitaminas que posee la Quínoa.

  Si aún no la has probado ¿Qué estas esperando? Es un alimento bajo en calorías que te ayudará a sentirte llena por más tiempo y a regular tus niveles de glucemia en la sangre.

  1.  Clara de Huevo.

  Hay mucho debate en torno a los huevos, algunos dicen que comer las yemas está bien mientras que otros opinan que solo la clara debe ingerirse.

  Los huevos son una gran fuente de proteínas, no obstante mientras estás a dieta ingiere solo la clara.

  Una vez que ya hayas alcanzado tu peso ideal agrega, las yemas a tus comidas, aunque ten cuidado si tienes colesterol o triglicéridos altos, ya que ingerir muchas yemas podría llevar a aumentar estos valores.

  1. Pomelo.

  No hay que darle muchas vueltas al hecho de que el pomelo tiene grandes beneficios para nuestra dieta. Pese a esto, la mayoría de las personas no compran esta fruta cuando van al supermercado.

  El pomelo es altamente nutritivo y pese a haber generado controversia sobre sus capacidades para hacer que la persona que la ingiera queme grasas de forma más rápida, la mayoría de entrenadores expertos la sigue usando y ratifican sus beneficios.

  Si no te gusta comer el pomelo como si fuera una naranja, puedes comprar el jugo e ingerirlo durante el día. Eso sí asegúrate que el jugo sea 100% natural

  1. Brócoli.

  Sabíamos que si no incluíamos al brócoli en esta lista estaríamos pasando por alto un componente importante de la mayoría de las dietas.

  Tu mama y tu abuela tenían razón, el brócoli es muy bueno para tí, no solo por sus propiedades nutritivas, sino también porque el brócoli puede ayudarte a perder peso.

  El brócoli no solo te hará sentir satisfecha, sino que también aportara gran cantidad de vitaminas y fibra a tu cuerpo para mantenerte enérgica y apta en todo momento. Eso sí evita comerlo con componentes que engorden como el queso y ciertos alimentos grasos. Recuerda que puedes condimentarlo con picante o con las otras especias que te mencionamos anteriormente.

¡También puedes introducirlo en tu dieta en forma de jugo de vegetales!

  1. Aguacate.

  Sin contar el guacamole que se come en la comida rápida, el aguacate es una muy buena opción para aquellos que desean bajar de peso. Por años, los aguacates fueron rechazados por los nutricionistas debido al nivel de aceite que poseen, sin embargo conforme avanzaron los estudios se descubrió que no todos los tipos de aceite y grasas son malos y que el aguacate en vez de dañar nuestro organismo nos ayuda a quemar la grasa que causa el sobrepeso.

  Puedes empezar comiendo el aguacate en rodajas dentro de sándwiches o aplastándolo para hacer tu propio guacamole saludable. Trata de evitar el que se sirve en los restaurantes ya que muchos ingredientes que se emplean para hacerlo son dañinos para tu organismo.

  La mantequilla de maní tiene un sabor delicioso y es recomendada como una alternativa saludable para satisfacer esos antojos entre comida y para mantenerte a plenitud durante el día. Puedes usarla de muchas formas y obtener una gran ayuda por parte de este súper alimento.

  La mantequilla de almendras también es buena y rica en grasas naturales que ayudan a tu cuerpo, sin embargo es más cara que la mantequilla de maní. En todo caso recuerda siempre optar por los productos orgánicos.

 

  1. Vinagre de manzana.

  Las enzimas presentes en el vinagre de manzana te ayudarán a mejorar el funcionamiento de tu sistema digestivo y así promover la pérdida de peso.

  La mejor forma de consumir este producto es agregando una pequeña cantidad de él a un vaso de agua destilada antes de comer, para potenciar tu digestión y a aprovechar  mejor los nutrientes de tus alimentos.

  El vinagre de manzana también te ayuda a disminuir tu apetito, así que es un elemento que no puedes dejar de considerar en especial cuando te dan esos antojos entre comidas.

  1. Yogurt Griego.

  El yogurt Griego se ha hecho popular como la forma más saludable de yogurt; esto se debe a que este tipo de yogurt contiene muchas más proteínas con menos azúcar que el yogurt normal. No obstante tampoco es que debas dejar el yogurt regular, de hecho el yogurt griego se puede combinar con muchos elementos que lo hacen más delicioso.

  Por ejemplo, puedes usar el yogurt griego como sustituto de la crema de leche, lo que te ahorrará bastantes calorías. También puedes usarlo para cocinar, pero debes tener cuidado con la consistencia

  1. Semillas de Lino.

  Puedes usar semillas de lino en casi todos los alimentos que consumas. Estas son un suplemento ideal para tu dieta, que te resultará mucho mejor que esos productos caros que se comercializan en el mercado. Todo esto se debe a que estas semillas tienen componentes que ayudan a tu cuerpo como el omega 3 y la fibra, que harán que te sientas satisfecha por más tiempo.

  Otra contribución importante de las semillas de lino son los ácidos que contiene, los cuales ayudan a mantener tu metabolismo en el punto óptimo mientras que reducen los niveles de colesterol en tu cuerpo.

  1. ¡Consume alimentos frescos! 

  Ya por ultimo, debemos recordarte que es importante consumir estos alimentos de la manera más fresca posible. Pese a ser muy nutritivos, estos alimentos pierden muchas de sus propiedades cuando son procesados, desapareciendo muchos de sus componentes vitamínicos y antioxidantes.

 Debido a esto, es muy importante que consumas estos alimentos de la forma más directa posible.

 Recuerda seleccionar siempre productos orgánicos que estén libres de pesticidas que son potencialmente nocivos para tu salud.

Pamela Juanes. Soluciones en Salud.

,

Alcalinizar la Sangre, una Cuestión de Salud

Alcalinizar la Sangre, una Cuestión de Salud

suscribete

  ¿Te has preguntado alguna vez si tu sangre es ácida o alcalina? Pues es una cuestión bastante importante y te voy a explicar porqué.

 

LOS CONCEPTOS.

Los términos ácido o alcalino aluden a la forma de clasificar la reacción química de cualquier elemento. Éstos se miden por una escala llamada PH (Potencial de Hidrógeno) que va desde el 0, que sería máximo ácido, al 14 o extremadamente alcalino. En el centro (7) situamos la neutralidad.

Cuando nuestro cuerpo absorbe cualquier sustancia, el PH de las enzimas de nuestro organismo varía según el PH del elemento con el que entramos en contacto. Si no se vuelve a estabilizar, estas variaciones pueden modificar ciertos procesos fisiológicos.

Cuestión de Salud.

¡SANGRE ALCALINA, POR FAVOR!

   Hay personas que se sienten mal permanentemente, les cuesta perder peso o tienen la famosa “mala salud de hierro”. Quizá deban buscar en su PH la causa de sus males: ¡A las bacterias, hongos, virus y otros invasores biológicos les encantan los entornos ácidos!

   Está demostrado que, si consumes muchos alimentos acidificantes, la sangre no puede cumplir plenamente su misión. En lugar de ayudar a las células a realizar los intercambios biológicos de respiración y excreción de toxinas, “robará” de los huesos y tejidos todo el calcio (alcalinizante) que necesite para poder cumplir su función. Esto nos lleva directamente a la desmineralización de huesosarticulacionescabello frágil y quebradizo y lesiones en vías respiratorias.

  Es por todo esto, que es preferible tener una sangre con un PH ligeramente superior a 7. Entonces, nuestra sangre tiende a ser alcalina y nos sentimos más ligeros y gozamos de mejores defensas. En los últimos años ha habido mucha información sobre las dietas alcalinas y, como siempre os digo, en el término medio está la virtud.

APUESTA POR UNA DIETA SANA.

  ¿Qué significa llevar una dieta sana? Pues tener una buena calidad de la sangre, que es la que va a “regar” y “abonar” todos los órganos.

Alcalinizar la Sangre

¿CÓMO ALCALINIZO LA SANGRE?

  Vale, hasta aquí las alarmas ¿Y ahora qué hago? Pues tomar consciencia de los alimentos que te acidifican: demasiada proteína animal (carnes procesadas), harinas blancas, bebidas comerciales o bollería industrial. Vamos, lo que ya sabíamos que no era nada bueno. ¿Y los que te alcalinizan? Casi todas las frutas y verduras, algas, alimentos con probióticos, frutos secos y

semillas, legumbres y brotes. También son importantes las preparaciones. Sabemos que la mayor parte de vitaminas y minerales se pierden en el agua cuando cocemos las verduras, eliminando así su poder alcalinizante. Por eso, el sistema oriental de cocer verduras al vapor, sin que entren en contacto con el agua; es tan digno de imitar. No olvides que también podemos bebernos el caldo de cocción, ¡así no nos perdemos lo bueno!

  Además, tenemos un maravilloso remedio a mano que nos ayuda, de forma inmediata, a alcalinizar la sangre. Es eficaz y barato y, quizá por eso, no lo tenemos tan en cuenta. Se trata del bicarbonato sódico, que os recomiendo tomar cada día disuelto (un cuarto de cucharadita) en medio vaso de agua. Repítelo una vez al levantarte y otra al acostarte.

Con toda esta información, espero que te animes a alcalinizarte, ¡verás como lo notas enseguida!

 

Pamela Juanes. Soluciones en Salud.

,

EL CEBOLLINO, UNA GRAN FUENTE DE ENERGÍA

suscribete

   Según la Base de Datos Española de Composición de Alimentos, el cebollino es una gran fuente de energía dadas sus grandes dosis de proteínas y carbohidratos. Además, aporta un buen número de nutrientes como vitaminas A, B y C, y minerales como calcio, potasio, magnesio y fósforo.

chives

   Todas estas propiedades hacen de esta planta un aliado contra las molestias estomacales, el colesterol o las enfermedades del corazón.

   Pertenece al mismo género que el ajo y la cebolla –de ahí su nombre–, aunque su sabor es más delicado y suave, y es una de las especies más utilizadas como planta fresca.

  Lo que suele usarse en el ámbito culinario son las hojas, que parecen tallos huecos, y se consume la mayoría de las veces crudo. Esto es así debido a que su cocción excesiva provoca que pierda sus propiedades y su aroma.

 

  Se trata de un excelente condimento para ensaladas, sopas, tortillas o pescados, así como es frecuente verlo en salsas o vinagretas y platos que contengan patatas o huevo.

Pamela Juanes. Soluciones en Salud.

,

El peso y la talla pueden ir por libre

cuerpo saludable

suscribete

  Hoy en este post quiero hablar de que, más importante que el peso, son otros parámetros de nuestro cuerpo como por ejemplo el porcentaje de grasa corporal. Y aun así seguimos preocupándonos por si subimos o bajamos medio gramo cada día que nos pesamos en la báscula.

   Lo peor es que esta conducta de “obsesión” con el peso corporal puede llegar a afectarnos en distintas facetas de nuestra vida, limitándonos en muchos aspectos.

“Estar bien” no es (solo) perder kilos.

Es mucho más importante hablar de la recomposición corporal, de no perder peso solo a base de nuestra masa muscular. Muchas veces cometemos el error de llevar dietas espartanas (y normalmente insuficientes y sin ningún tipo de control por parte de profesionales de la nutrición) solo para ver bajar los números de la báscula. Y muchas de esas veces, con eso basta: comes menos de lo que gastas y tu peso va disminuyendo.

  Nos vemos delgadas, con una talla menor a la que teníamos en un principio, pero siempre a costa de comer de forma inadecuada, de realizar ayunos o de no comer lo suficiente o lo que nuestro cuerpo necesita. Esa forma de adelgazar, además de ser peligrosa, tiene fecha de caducidad: llegará un momento en que tengamos que reducir tanto las calorías para ser ver descender los números que no podremos apenas comer, y esto tiene repercusiones graves para nuestra salud.

  Por no hablar del temido “efecto rebote” que solemos sufrir después de llevar a cabo estas dietas: tu cuerpo te pide gasolina para poder hacer frente a todos los retos que tenemos cada día. Puede que una semana no se la des, o dos, o cuatro. Pero llegará un momento quieras volver a los antiguos hábitos o simplemente a comer lo que realmente tu cuerpo necesita. Y ese es el momento en el que los kilos se vuelven a acumular como por arte de magia.

Entrenar para cuidar tu cuerpo y para verte mejor.

Otro de los errores más comunes a la hora de querer perder peso es el de hacer interminables horas de entrenamiento cardiovascular, cuanto más intenso y más tiempo, mejor. Pero en el fitness “más no es mejor: mejor es mejor”. El ejercicio cardiovascular, muy beneficioso para nuestro organismo, nadie dice lo contrario, produce adaptaciones en nuestro cuerpo. Esto significa que se hace más eficiente y que cada vez necesitarás más tiempo de cardio o más intensidad para quemar las mismas calorías.

  Frente a esto, ¿qué podemos hacer? Combinar el entrenamiento de cardio con entrenamiento de fuerza, incluso yo diría que deberíamos priorizar el entrenamiento de fuerza. No tienes por qué mover grandes cargas si no quieres, sino que puedes hacerlo con tu propio peso corporal (no, a pesar de que entrenes con pesas no te volverás la novia de Hulk). Llevando una dieta adecuada y haciendo entrenamiento de fuerza podemos aumentar nuestra masa muscular, que es el quema grasas más efectivo que existe.

  El entrenamiento de fuerza, además, nos ayuda a cuidar nuestros huesos, y una mayor masa muscular nos permite proteger nuestras articulaciones. A nivel estético, las mejoras son evidentes: un cuerpo más firme y más definido que, a pesar de que esto es algo subjetivo, es lo que la mayoría de personas buscan.

La talla es solo un número.

  La talla de ropa que usemos no depende tan solo de cuánto pesamos, sino también de nuestra complexión y de cómo está distribuida la masa muscular y la masa grasa en nuestro cuerpo. Dos cuerpos que pesen lo mismo pueden usar tallas muy distintas dependiendo del porcentaje de grasa de cada persona.

  De todas formas, la talla es solo un número, al igual que el peso. ¿Qué dice de ti que lleves una talla 38 o que peses 60 kilos? A mí solo me dice eso. No me habla de lo rápido que eres corriendo, de cuántas flexiones puedes hacer, de si eres bueno en tu trabajo o de si eres capaz de hacerte una sesión completa de Body Combat. La talla le interesa a las tiendas para establecer un tamaño en las distintas prendas, pero no dice absolutamente nada de las personas.

  Dejemos de preocuparnos tanto por los números, tanto de la báscula como de la ropa, y centrémonos en hacer las cosas bien: comer bien, entrenar bien, descansar bien, vernos bien, sentirnos bien. Ningún número puede darte esa información sobre ti.

Pamela Juanes. Soluciones en Salud.

,

¿Sabes que tipo de hambre tienes cuando dices tengo hambre?

que hambre

 

¿Quién no ha sentido alguna vez deseo de  comer helados , hamburguesas.. cuando ve el anuncio por la tele? ¿o de entrar a una comer una pizza  cuando percibe el olor de recién hecha?  ¿y la de no poder evitar picar  unas crujientes patatas fritas o  palomitas  ?
hambre
En muchas ocasiones comemos sin pensar, como un acto reflejo y sin tomar conciencia del momento en que nos encontramos  . Evitar este comportamiento y sus consecuencias no es tan difícil solo tenemos que aprender a escuchar y conocer nuestro cuerpo, además de saber  como diferenciar los   tipos de hambre que en general nos condicionan.

Algunos estudios identifican 9 tipos de hambre y vamos a conocer cuales son
Uno de los motivos del fracaso cuando se inicia  algún  método  de control  de peso es   no sentirnos capaces  de llevarlos a cabo correctamente,  por ello en nuestro programa de control de peso  nos ocupamos de enseñar  a conocer  nuestro organismo , vamos a aprender a diferenciar  que tipo de hambre sentimos  e iniciar un plan de acción  en consecuencia para dar una respuesta mas adecuada, sabia  y saludable

hablar de hambre
¿Con que  tipo de hambre te identificas?


1-Visual: nos pasa incluso cuando estamos llenos , continuamente estamos recibiendo publicidad de comidas con imágenes muy suculentas , ocurre lo que se llama  comer con los ojos, la mirada convence al cerebro y terminamos deseando esa comida

2-olfato : seguro que has mencionado muchas veces esta frase¡ huele que alimenta! antes de lanzarnos  hay que pararse  y pensar si de verdad tenemos hambre ¿cuánto tiempo ha pasado desde la última comida, y cuánto nos  queda para la siguiente?

3-Oido: esta relacionado con los ruidos que hacemos al comer, algunos alimentos que solemos tomar como  picoteo  son crujientes y estaremos de acuerdo en que cuando  comenzamos  se nos  hace difícil parar
4-Boca: experimentamos  sensaciones placenteras dulces salados y grasos la sensación de experimentar placer en nuestra boca.
5-Estomago:  nos rugen las tripas, cuando acostumbramos a comer a unas horas y el estomago ruge
6-Tacto las texturas influyen en nuestro comportamiento a la hora de despertar la sensación de hambre
7-Celular: este tipo de hambre es  mas fisiológico nuestras células demandan energía, no hay energía
8-Mental: es la  que aparece en nuestra mente, decide que tenemos que comer , si nos prohíben comer algo mas ganas nos dan , es importante en estos momentos diferenciar   que tipo de sentimientos  nos invaden y aprender a controlarlo sin tener que acudir a la comida , la mente se alimenta de emociones no de comida
9-Emocional o del corazón : nos puede llevar a comer como forma de llenar algún  vacío, de calmar emociones o recompensarnos por algo  como por ejemplo cuando hacemos comidas de celebraciones

Debemos de trabajar la  plenitud: ¿ tenemos que comer hasta sentirnos  llenos? la plenitud    es la  sensación física en nuestro  estomago basado en el  peso  volumen de lo que hemos comido , y la rapidez con la que sale del estomago el alimento ¿estoy lleno o voy a reventar? el truco esta en comer lo suficiente, identificar que nivel de plenitud tienes nuestro estomago, lo ideal seria sensación 3/4 en nuestro estomago, no se debe de llenar

Otro aspecto es la   saciedad: ¿nos encontramos realmente saciados con lo que comemos? la saciedad    es diferente a la plenitud  depende también del volumen pero además de la  densidad y calidad nutricional, nos podemos sentir plenos pero no saciados porque lo que hemos comido no nos ha saciado por su bajo valor nutricional, la satisfacción  varia dependiendo de factores a nivel de plenitud ,saciedad y el placer en la boca

La práctica “Mindfulness”  o alimentación consciente    nos ayuda a conseguir mejorar nuestra relación con la comida, lleva  a un camino de observación y toma de conciencia de la manera que tenemos de alimentarnos, nos puede dar unas cuantas pistas del por qué de esta conducta, que puede parecer irracional, pero que realizamos muchas más veces de las que quisiéramos.


¿Te sientes identificado con alguno o varios de estos tipos de hambre?


MARIA RECIO.  SOLUCIONES EN SALUD

 

,

Las Proteínas donde menos te lo esperas

suscribete

 En general, cuando pensamos en añadir proteínas a nuestra dieta solemos irnos directamente a la carne y el pescado, sin duda buenas fuentes de proteína, pero no las únicas que podemos sumar a nuestros platos.

 Si a partir de enero quieres añadir un extra de proteínas en tus menús, te traemos una lista con alimentos ricos en este macronutriente y que no son los de toda la vida, para que puedas variar y sigas comiendo de forma saludable. ¡Prepara la lista de la compra, que empezamos!

Frutos secos y semillas: perfectos para preparar smoothie bowls.

 O para añadir en ensaladas, por ejemplo. Muchas personas se quedan solo con que los frutos secos tienen muchas calorías (que las tienen: por eso son una buena fuente de energía y debemos consumirlos con moderación), pero además también contienen una buena cantidad de grasas saludables y a través de ellos podemos realizar un buen aporte proteico a nuestra dieta.

 En nuestra despensa podemos tener a mano una bolsita de almendras (peladas y al natural, que contienen casi 19 gramos de proteína por cada 100 gramos), unos ricos pistachos (perfectos para tener energía antes de salir a correr, y además nos aportan casi 18 gramos de proteína por cada 100 gramos) o unas nueces (que podemos trocear y echar en nuestra ensalada para un toque crujiente, con 14 gramos de proteína por cada 100 gramos).

 Aunque realmente es una legumbre, el cacahuete (tratado como fruto seco tradicionalmente) también nos aporta una buena cantidad de proteína: más de 25 gramos por cada 100 gramos. Una buena idea para consumirlo es preparar nuestra propia crema de cacahuete casera: es muy sencillo y podemos usarla en tostadas o smoothies.

 Las semillas también pueden ser buena fuente de proteína, y podemos decorar nuestros smoothie bowls con ellas: las pipas de calabaza y las semillas de chía tienen más de 20 gramos de proteína por cada 100 gramos.

Las legumbres: base proteica de la dieta vegetariana.

 Oye, y si eres vegetariana ¿de dónde sacas la proteína”. Esta es una pregunta que me hacen a menudo y mi respuesta nunca ha variado: legumbres, legumbres y más legumbres. De todo tipo, además: garbanzos, judías blancas, judías verdes, guisantes, soja… Existen muchos tipos que podemos integrar en nuestros platos.

 Quizás al pensar en legumbres se nos va la mente a los calóricos platos tradicionales como los potajes o la fabada, pero realmente hay muchas posibilidades de integrar estos alimentos en nuestra dieta diaria. Por ejemplo: los garbanzos cocidos se pueden añadir a una ensalada templada, también las lentejas rojas o los guisantes. Otra opción es realizar elaboraciones como las hamburguesas de lentejas o el revuelto de tofu, que pueden servir como un plato principal.

 La mayoría de las legumbres contienen un aminograma completo, lo cual quiere decir que nos aportan todos los aminoácidos esenciales por sí mismas y tienen un alto valor biológico. En el caso de las que no lo tienen completo, como las judías verdes o las lentejas, podemos completarlo fácilmente consumiendo cereales ese mismo día (no es necesario que sea en el mismo plato o en la misma comida).

Las algas, unas buenas aliadas para tus batidos.

 El alga espirulina tiene casi 60 gramos de proteína por cada 100 gramos: una cantidad altísima, si bien es cierto que la consumimos en cantidades muy pequeñas. La podéis encontrar en fruterías especializadas y podéis elaborar con ella tanto sopas como batidos verdes.

 Otro tipo de alga del que podemos obtener una buena cantidad de proteína es el alga nori, la que se suele utilizar para el sushi. Podemos comprarla desecada, también en tiendas especializadas, e incorporarla a nuestras recetas y creaciones.

 Con estas ideas ya podéis incorporar más proteínas a vuestra dieta saliendo de la típica tríada de carne-pescado-huevos.

PAMELA JUANES. SOLUCIONES EN SALUD.

,

Los mejores alimentos para broncearse

vacaciones al sol

Los grandes olvidados de la protección solar. 5 partes del cuerpo que siempre cuidamos.

 

  Parece que poco a poco ya nos hemos convencido todos de la importancia de la protección solar y ya somos muchos los que la usamos a diario, no aplicándola solo cuando vamos a la playa o piscina. Sin embargo, todavía quedan asignaturas pendientes en el tema de la protección solar ya que todavía nos olvidamos de algunas partes del cuerpo que también merecen su cuidado y protección.

 alimentos para el sol

Labios.

  Reconozcámoslo, no siempre nos los aplicamos. Soy la primera que tengo varios, que sí, que los llevo en la cesta de la playa, pero que no siempre me acuerdo de ellos, así que este verano será uno de mis retos.

 Hay que tener en cuenta una cosa básica de los labios, que es que su piel es diferente al la del resto de nuestro cuerpo ya que es mucho más fina al contener solo 5 capas, por lo que es también mucho más sensible. De esta manera, es mucho más susceptible a las agresiones externas, es más sensible, a pesar de que no se broncea al no contener melanocitos. Por todo ello, hay que cuidarlos especialmente y no olvidarnos de aplicar con asiduidad protector. 

Orejas.

  ¿Cuántas de vosotras os echáis el protector solar en las orejas? Sed francas, no muchas, y la mayoría acabamos con las orejas rojas como tomates y con la marca de los pendientes, lo que hace que no podamos ponernos otros diferentes porque queda fatal. Así que ya sabéis, las orejas también piden protección ¡y por detrás también!

Pies.

  Reconozco que me he quemado los pies muchas veces, sobre todo los empeines. Y es que a pesar de que sí te llega la crema a esta parte (lo que te va sobrando de las piernas, no porque es apliques directamente), es la que antes se va, por la sudoración y porque si estamos en la orilla del agua, los estamos mojando continuamente.

  El caso es que hay que aplicar protección, en teoría, no solo en los empeines sino también en las planta. La piel de la planta del pie es muy sensible a la radiación solar y cuando tomamos el sol, sobre todo boca abajo, está especialmente expuesta a los rayos del sol, por lo que tenemos que aplicar crema de factor de protección alto tanto en el dorso como en la planta de nuestros pies, para evitar las quemaduras. Así que ya sabéis, en la planta, también.

proteccion solar

Manos.

  Todas, o la mayoría, tenemos una crema de manos en el bolso, otra en la mesa de la oficina, en el neceser del gimnasio, en todas partes, sin embargo, me apuesto lo que queráis que la mayoría no tienen protección solar. En las manos es una de las zonas en las que más se nota el paso del tiempo, se nos arrugan antes, nos salen manchas… y todo esto se puede retrasar usando una buena protección solar en las mismas, así que ya sabéis, a diario también.

Los “cortes”.

  Y por último, lo que yo llamo los “cortes” que no son otra cosa que las líneas del bikini. Muchas veces aplicándonos la crema no apuramos bien por no manchar el bikini de crema o por prisa o lo que sea, lo que es un craso error, porque en esos cortes nos abrasamos (os lo digo por experiencia). Así que si podéis aplicar primero la crema en todo el cuerpo y luego poneros el bikini o el bañador, mejor que mejor, y luego, al volver a aplicar, meter bien la mano por debajo para evitar que esas zonas no se protejan adecuadamente.

  Además de una buena protección solar, debemos proteger nuestra piel desde dentro, mediante una buena alimentación e hidratación.

¿Cuáles son los mejores alimentos para broncearse?

–       Agua

No puede haber una piel bonita sin agua. Debemos hidratar la piel desde dentro, si no lo hacemos comenzará a descamarse (nos “pelaremos”) y ¡Adiós bronceado! ¡hola arrugas!

–       Si te cansas de beber agua, pásate a los zumos de frutas naturales o al té helado.

–       Alimentos ricos en betacarotenos

Los betacarotenos favorecen la producción de melanina. Estos alimentos se caracterizan por su color rojo, amarillo o naranja (¿quién no pensó en la reina del bronceado, la zanahoria?). Pero además de la zanahoria también están aquí incluidos el melocotón, los albaricoques, la calabaza, el tomate, la sandía, los pimientos y las cerezas.

   Frutas y verduras

Las frutas y verduras son ricas en vitaminas y antioxidantes. Incluye en verano platos basados en estos alimentos; además de ser recetas frescas y ligeras protegerán tu piel.

vacaciones al sol

     Alimentos ricos en vitaminas del grupo B

Carne, pescado, huevos, lácteos y legumbres.

–       Alimentos ricos en vitamina E

Posee acción antioxidante y cicatrizante. Aceite de oliva, aguacate, yema de huevo, avellanas y pipas de girasol.

–       Alimentos ricos en omega 3

Este ácido graso esencial es necesario también para el mantenimiento del buen estado de la piel y broncearse con salud, ya que combate su sequedad y deshidratación. No olvides tomar este verano pescado azul, marisco, nueces, semillas de lino, coliflor, coles de Bruselas, espinacas y fresas.

Después de este post no olvides este verano una alimentación saludable y una buena protección solar. 

PAMELA JUANES. Soluciones en Salud 

,

El temido efecto rebote

zumo sano

suscribete

El efecto rebote es muy común en personas que quieren adelgazar con una dieta rápida que les asegura perder muchos kilos en poco tiempo. Es normal que tras hacer este tipo de dietas, vuelvas a recuperar el peso perdido rápidamente

Esto ocurre entre una semana y dos años después de acabada la dieta y es un hecho realmente devastador, ya que es muy poco a poco y la persona cuando se da cuenta de ello, ha alcanzado un peso que puede llevarla a la ansiedad o desesperación.

Cuando la persona que después de haber bajado de peso con su dieta y se siente “estupenda” por un tiempo, vuelve a engordar, vuelve a hacer otra dieta y la historia se repite y se repite. Ese es el motivo por el cual las “dietas milagro” se ponen de moda. Una va sustituyendo a otra y marcando tendencias y dejando a su paso personas frustradas, víctimas del efecto rebote que dejan tras de sí, suelen quedar marcadas y no creer en más dietas .

Por ello, Para adelgazar y mantenerte en línea, vamos a profundizar en qué es el efecto rebote y cómo evitarlo.

 

 

¿Cuáles son las causas del efecto rebote?



Aunque son varias las causas del efecto rebote, una de las principales es que la persona tiende a eliminar los hábitos seguidos durante la dieta y vuelve a recuperar aquellos que le llevaron a ese exceso de peso: por ejemplo, no come sano y sí mucha bollería industrial o no vigila las cantidades, no practica ejercicio físico y no sigue una dieta equilibrada.

También podemos encontrarnos con personas que han seguido una dieta de adelgazamiento pero poco equilibrada. Generalmente son dietas que eliminan determinados nutrientes o grupos de alimentos, que al final no solo terminan por producir peligrosos déficits nutricionales, sino que influyen negativamente en que la persona termine por pegarse auténticos atracones de aquellos alimentos prohibidos durante el régimen alimenticio.

La eliminación de la práctica de ejercicio físico también es otro hábito común que causa la aparición del temido efecto rebote, sobretodo porque se pasa de un estilo de vida algo más activo (durante el seguimiento de la dieta), a una vida más sedentaria.

libreta y demas


Cómo evitar el efecto rebote.


Seguir una dieta de adelgazamiento prescrita y elaborada por un dietista o por un nutricionista . Esta dieta debe aportarnos menos calorías pero absolutamente todos los nutrientes necesarios, siempre en su justa medida.

La pérdida de peso debe ser progresiva: esto significa que no es en absoluto saludable que una persona pierda peso rápidamente, puesto que además de ser muy perjudicial para la salud, también se tiende a aumentar peso más rápidamente. Por tanto, la clave está en perder peso poco a poco. La paciencia y la constancia en una dieta son siempre fundamentales.

Continúa practicando ejercicio físico: es vital no solo para mantener el peso perdido dentro de lo que se consideraría como un peso ideal. También es fundamental para disfrutar de una buena salud y un estilo de vida saludable. Es común que, una vez perdido el peso objetivo, muchas personas creen que ya han cumplido, y no solo terminan por no seguir la dieta, sino que pasan a una vida más sedentaria. Esto es un error que en el tiempo influirá en la recuperación del peso perdido.

Después de terminar la dieta sigue con una dieta de mantenimiento: como su propio nombre indica, es vital seguir una dieta de mantenimiento que ayude a no recuperar el peso perdido. Puede no ser concebida como una dieta en sí misma, ya que basta con elegir siempre productos naturales y bajos en grasas y consumir sólo las calorías que quemamos.

blog cocina
Consejo:

 Si quiere hacer una dieta muy extrema y sin efecto rebote como consecuencia, utilice un complemento de nutrientes detox. 

  Su cuerpo se deshará sólo de las grasas que hay entre los tejidos y no acabará con su masa muscular y después de hacerla, acabará bien nutrido.  Recuerde que si sus células tienen hambre de nutrientes, usted tiene hambre y de forma inconsciente, va a ir a la nevera.

 

Inma Lama Martínez. Soluciones en Salud.

m

,

Nutrición, desarrollo y cerebro en niños y adolescentes.

zanahoria


¿Consigues que los mas pequeños de la casa lleven una nutrición adecuada?



Los niños y  adolescentes  en algunos  momentos puede que   aparezcan   sensibles y brillantes, y, en otros aparecen comportamientos impulsivos o incluso  de riesgo. Esta dualidad tiene que ver con la forma en que sus cerebros están en desarrollo.

Estaremos de acuerdo en que en estas edades la nutrición es un  reto  bastante difícil de administrar. Todo lo que tiene que ver con el cuerpo humano se ve afectada por los alimentos que ingerimos ,una nutrición adecuada puede marcar una gran diferencia en el estado de ánimo de un niño y adolescente en  su crecimiento y salud. Por supuesto, el hecho de tener un buen comienzo desde edad temprana de buenos hábitos alimenticios es fundamental para el crecimiento sano de sus cerebros y cuerpos.

manzana
Desgraciadamente hoy en dia estamos bombardeados de publicidad con opciones alimenticias muy poco saludables pero que se hacen  muy atractivas y llamativas. La educación en alimentación de nuestros hijos  debe de estar muy presente para contrarrestar los efectos de esta influencia


  ¿Como podemos incentivar los buenos hábitos nutricionales  a nuestros hijos en casa?


En primer lugar hacer que  los niños desde  pequeños  participen en la cocina, la compra de alimentos naturales, explicarles los orígenes de cada alimento y que aprendan a valorarlos y saber elegir.

Consideremos  la posibilidad de asignarles una noche a la semana para cocinar, y vamos a enseñarles cómo preparar algunos diversos platos sencillos y saludables que disfrutaremos juntos , mantengamos algunas cuantas reglas básicas para las comidas familiares: sólo alimentos enteros y no procesados , al menos una cosa verde, etc. ,muchos niños realmente aprenden a amar la cocina en este momento de la vida, y es una gran manera de compartir experiencias con ellos.
frustas y demas
En segundo lugar, asegurarnos  de que están tomando todos los nutrientes necesarios , su desarrollo cerebral continúa siendo
dependiente de recibir un buen suministro de oxígeno, nutrientes y componentes básicos saludables como los ácidos grasos esenciales. 

   Si se hacen  malas elecciones de alimentos pueden bloquear el acceso al oxígeno y los nutrientes necesarios para un cerebro en pleno funcionamiento, además esta demostrado que los niños que llevan una alimentación rica en frutas y verduras son niños que tienen su sistema inmunológico mas reforzado y mantienen una mayor capacidad de concentración .

  En nuestra mano esta que la nutrición sea un punto importante en la educación de los más pequeños de la casa. Existen muchas opciones que nos ayudan a iniciar a nuestros hijos en buenos hábitos nutricionales, lo mejor que podemos darle sin duda para su futuro.


¿Te cuesta que tu hijo tome al dia la suficiente fruta y verdura?


MARIA RECIO. SOLUCIONES EN SALUD

,

¿Quieres ser padre? Lo que comes es importante.

esperma alimentacion

 suscribete

  Las tasas de infertilidad van en aumento en los últimos años y nuestro modo de vida, tanto de hombres como de mujeres, tiene mucho que ver en ello. En cuanto a los hombres, sabemos que se puede mejorar la fertilidad masculina y una de las maneras es llevando una dieta saludable. Por eso, si quieres ser padre, importa mucho lo que comes. 

  La infertilidad masculina puede tener un origen muy diverso, y en algunos casos, como en el de la alimentación podemos actuar para minimizar riesgos. Una reciente revisión de literatura científica sobre el tema hace hincapié en que si el hombre lleva una buena dieta, como la mediterránea, podría mejorar significativamente la calidad espermática y aumentar la probabilidad de concepción de la pareja.

Alimentos que mejoran la fertilidad del hombre (y otros que la perjudican)

Pero, ¿qué alimentos están relacionados con una menor fertilidad y cuáles favorecen la posibilidad de embarazo?

Cotejando los distintos estudios que relacionan los diferentes componentes de la dieta con la fertilidad masculina y la fecundabilidad (la probabilidad de concepción por ciclo menstrual), se comprueba lo siguiente:

  • Alimentos que reducen la fertilidad. Un elevado consumo de alcohol, cafeína y carnes rojas y procesadas en hombres contribuyen al descenso de las probabilidades de embarazo y de las tasas de fertilización de las parejas. También influyen negativamente en la fertilidad, disminuyendo la calidad espermática, los alimentos ricos en soja, dulces y bebidas edulcoradas, así como ciertos lácteos enteros.
  • Alimentos que favorecen la fertilidad. Por el contrario, una dieta saludable, rica en algunos nutrientes como los ácidos grasos omega-3, algunos antioxidantes que se encuentran de manera natural en frutas y verduras (vitamina E, vitamina C, β-caroteno, selenio, zinc, criptoxantina y licopeno) y otras vitaminas (vitamina D y folato), junto a un bajo consumo de ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans se asocian a una mejoría de la calidad espermática. Otros de los alimentos que se asocian a una mejor calidad del semen o actividad espermática son el pescado y marisco, el pollo, cereales, verduras y fruta, o lácteos bajos en grasas.

  Ya os hemos hablado en otras ocasiones de cómo la alimentación es importante para la salud reproductiva. Según los estudios, los bajos niveles de zinc pueden reducir el volumen de semen y el nivel de testosteronay hay nutrientes esenciales como el ácido fólico que mejora la calidad de los espermatozoides (en legumbres, verduras de hoja verde y cereales integrales), por eso se recomienda a los padres también antes del embarazo.

  Por otro lado, es importante que el hombre haga ejercicio de manera regular y mantenga un peso corporal adecuado, ya que la obesidad empeora no solo la calidad del esperma sino también la salud de sus hijos. Las drogas como la marihuana también perjudican la fertilidad.

  En definitiva, está sobradamente demostrado que llevar un estilo de vida saludable, incluida la alimentación, mejora la fertilidad del hombre y las posibilidades de lograr el embarazo. Esto debería contribuir a una mejor planificación del embarazo, de modo que se hagan unas recomendaciones nutricionales efectivas, tanto a la futura madre como al padre.

Pamela Juanes. Soluciones en Salud.