, ,

SOUFFLÉ DE CHOCOLATE

SOUFFLÉ

suscribete

La siguiente receta es una adaptación del coulant de Michel Bras pero sin harina.

  La semana pasada realizamos un postre en el que solo usábamos las claras de los huevos, así que esta semana vamos a preparar  uno para aprovechar las yemas de manera espectacular, que podemos tener preparado en el congelador y poder usar en cualquier momento.


INGREDIENTES:

200 gr. de chocolate negro
200 gr. mantequilla
120 gr. de azúcar
11 yemas
2 claras

SOUFFLÉ DE CHOCOLATE.

PREPARACIÓN:


  1. En un bol ponemos a derretir al baño María el chocolate negro troceado con la mantequilla a temperatura ambiente. Lo vamos moviendo hasta que quede muy cremoso y alcance una temperatura de 40 ° ( si no disponemos de termómetro introducimos el dedo y tenemos que aguantar sin quemarnos).

 

  También podemos realizar este proceso en el microondas, a baja potencia y removiendo continuamente.

  1. Ponemos a batir las yemas (a temperatura ambiente) con el azúcar a velocidad media/alta durante 3 minutos, hasta que quede una mezcla bien consistente, a punto de letra ( ese momento en el que con el batidor somos capaces de escribir una letra para desaparecer posteriormente)

  2. Incorporamos poco a poco la mezcla de chocolate, a 40°, con movimientos suaves y envolventes. Es importante respetar la temperatura para evitar que las yemas se cuajen.

  3. En un bol aparte tenemos las claras, las chafamos un poco, sin llegar a batir ni montar, para incorporarlas a la mezcla anterior hasta que estén bien integradas, con movimientos suaves.

  4. Introducimos la mezcla en una manga pastelera para así poder llenar los moldes más cómodamente.

  5. Una vez llenos los moldes, sin llegar al borde de los mismos,  los introducimos en el congelador. Este paso es importante para que luego nos quede el centro del soufflé muy tierno en el interior. Además, así podemos guardarlos hasta que la ocasión requiera un gran postre.

  6. Antes de hornear hay que sacarlos una hora antes del congelador.

  7. Con el horno precalentado a 200° introducimos los moldes y los horneamos de 7 a 14 minutos, en función del grosor del recipiente que hayamos elegido. Comprobaremos que está en su punto introduciendo un pincho metálico y viendo que el interior está fluido y no supera los 50°

    Podemos acompañar este postre con un poquito de helado, o una sopa de frutos rojos…como siempre, a vuestro gusto.
    A disfrutarlo!!!

    Sonia Macías.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *