,

El temido efecto rebote

zumo sano

suscribete

El efecto rebote es muy común en personas que quieren adelgazar con una dieta rápida que les asegura perder muchos kilos en poco tiempo. Es normal que tras hacer este tipo de dietas, vuelvas a recuperar el peso perdido rápidamente

Esto ocurre entre una semana y dos años después de acabada la dieta y es un hecho realmente devastador, ya que es muy poco a poco y la persona cuando se da cuenta de ello, ha alcanzado un peso que puede llevarla a la ansiedad o desesperación.

Cuando la persona que después de haber bajado de peso con su dieta y se siente “estupenda” por un tiempo, vuelve a engordar, vuelve a hacer otra dieta y la historia se repite y se repite. Ese es el motivo por el cual las “dietas milagro” se ponen de moda. Una va sustituyendo a otra y marcando tendencias y dejando a su paso personas frustradas, víctimas del efecto rebote que dejan tras de sí, suelen quedar marcadas y no creer en más dietas .

Por ello, Para adelgazar y mantenerte en línea, vamos a profundizar en qué es el efecto rebote y cómo evitarlo.

 

 

¿Cuáles son las causas del efecto rebote?



Aunque son varias las causas del efecto rebote, una de las principales es que la persona tiende a eliminar los hábitos seguidos durante la dieta y vuelve a recuperar aquellos que le llevaron a ese exceso de peso: por ejemplo, no come sano y sí mucha bollería industrial o no vigila las cantidades, no practica ejercicio físico y no sigue una dieta equilibrada.

También podemos encontrarnos con personas que han seguido una dieta de adelgazamiento pero poco equilibrada. Generalmente son dietas que eliminan determinados nutrientes o grupos de alimentos, que al final no solo terminan por producir peligrosos déficits nutricionales, sino que influyen negativamente en que la persona termine por pegarse auténticos atracones de aquellos alimentos prohibidos durante el régimen alimenticio.

La eliminación de la práctica de ejercicio físico también es otro hábito común que causa la aparición del temido efecto rebote, sobretodo porque se pasa de un estilo de vida algo más activo (durante el seguimiento de la dieta), a una vida más sedentaria.

libreta y demas


Cómo evitar el efecto rebote.


Seguir una dieta de adelgazamiento prescrita y elaborada por un dietista o por un nutricionista . Esta dieta debe aportarnos menos calorías pero absolutamente todos los nutrientes necesarios, siempre en su justa medida.

La pérdida de peso debe ser progresiva: esto significa que no es en absoluto saludable que una persona pierda peso rápidamente, puesto que además de ser muy perjudicial para la salud, también se tiende a aumentar peso más rápidamente. Por tanto, la clave está en perder peso poco a poco. La paciencia y la constancia en una dieta son siempre fundamentales.

Continúa practicando ejercicio físico: es vital no solo para mantener el peso perdido dentro de lo que se consideraría como un peso ideal. También es fundamental para disfrutar de una buena salud y un estilo de vida saludable. Es común que, una vez perdido el peso objetivo, muchas personas creen que ya han cumplido, y no solo terminan por no seguir la dieta, sino que pasan a una vida más sedentaria. Esto es un error que en el tiempo influirá en la recuperación del peso perdido.

Después de terminar la dieta sigue con una dieta de mantenimiento: como su propio nombre indica, es vital seguir una dieta de mantenimiento que ayude a no recuperar el peso perdido. Puede no ser concebida como una dieta en sí misma, ya que basta con elegir siempre productos naturales y bajos en grasas y consumir sólo las calorías que quemamos.

blog cocina
Consejo:

 Si quiere hacer una dieta muy extrema y sin efecto rebote como consecuencia, utilice un complemento de nutrientes detox. 

  Su cuerpo se deshará sólo de las grasas que hay entre los tejidos y no acabará con su masa muscular y después de hacerla, acabará bien nutrido.  Recuerde que si sus células tienen hambre de nutrientes, usted tiene hambre y de forma inconsciente, va a ir a la nevera.

 

Inma Lama Martínez. Soluciones en Salud.

m

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *