, ,

Un Cuerpo Saludable

cuerpo saludable

suscribete

Muchas veces intentamos seguir un plan de ejercicios o una dieta a rajatabla y no vemos resultados: ¿qué está pasando? Seguramente estemos dando demasiada importancia a algún factor, mientras nos olvidamos de otros. Por eso hoy hablamos de los tres pilares de un cuerpo saludable 

Nuestro cuerpo es como una mesa de tres patas: si una de las patas falla, la mesa no tendra la misma funcion o simplemente no se podra sostener.  Vamos a analizar los tres pilares de un cuerpo saludable: alimentación, ejercicio y descanso.

Alimentación saludable

Los tres pilares son importantes por ese orden: si queremos tener un cuerpo sano, lo primero que debemos tener en cuenta es si llevamos una alimentación saludable y equilibrada. No me gusta el término “dieta”, ya que implica un tipo de conducta que acabará algún día. Una alimentación saludable no debe tener una fecha de fin, sino más bien convertirse en un hábito y un estilo de vida.

Destierra los malos hábitos alimenticios, como la comida rápida o el alcohol, o limítalos a las ocasiones especiales. Vigila la forma de cocinar los alimentos: di “adiós” a las frituras y “bienvenidos” a los platos menos procesados. Sé natural: mejor una naranja entera que un brick de zumo.

Ejercicio diario

No hay excusas para no hacer una hora de ejercicio diario. No hace falta que sea un deporte de alta intensidad: simplemente con movernos ya notaremos un buen cambio. Nuestra vida es cada vez más sedentaria, así que… ¡muévete!

La primera hora de la mañana es ideal para practicar ejercicio: sí, cuesta trabajo levantarse de la cama y ponerse a correr o a hacer sentadillas, pero los resultados merecen la pena. Si no encuentras tiempo a lo largo del día para ir al gimnasio, quizás puedes levantarte media hora antes y practicar un poco en casa.

salud en el cuerpo

El descanso es necesario

En cualquier plan de entrenamiento encontraréis días de descanso: y es que el descanso es el tercer pilar de un cuerpo sano, aunque muchas veces nos olvidemos de esto.

Cada semana deberíamos tener, por lo menos, un día de descanso total o descanso activo: si no eres capaz de pasar un día sin ejercicio, puedes limitar la actividad del día de descanso a algo suave como un paseo por el parque o jugar con tus hijos o sobrinos.

Intenta dormir ocho horas al día: sé que es complicado en estos tiempos, pero el cuerpo lo agradecerá. Dormir nos ayuda a recargarnos de energía para estar activos al día siguiente. Además, nos ayudará a tener mejor aspecto: piel más tersa y brillante, menos ojeras y arrugas… ¡Todo son ventajas!

En resumen: aliméntate bien, realiza ejercicio a diario y descansa como te mereces. Convierte estos tres pilares en hábitos presentes en tu vida y verás como viviras mas sano. 

 

Pamela Juanes. Soluciones en Salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *